La Caja Ronca - Resumen corto de la Leyenda ecuatoriana:


Colapsar



X
Colapsar
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Título: La Caja Ronca - Resumen corto de la Leyenda ecuatoriana

    Resumen corto y breve de la leyenda ecuatoriana de la Caja Ronca.
    Esta popular leyenda tiene por escenario la ciudad de Ibarra. Es una historia increíble de terror y misterio, la cual fue divulgada a partir de los propios personajes protagonistas de la leyenda, lo cuales se dice que tomaron las debidas precauciones para no volver a dudar de aquellas historias y mitos que son contadas en las zonas cercanas a la capital del Ecuador.


    Resumen corto de la Leyenda la Caja Ronca:

    Según cuenta una de las leyendas más populares en Ecuador, cuya locación es la ciudad de Ibarra, existían dos jóvenes que eran amigos llamados Carlos y Manuel. Hacia ambos jóvenes el padre de uno de ellos, de Carlos, decidió encomendar la tarea de acercarse a un pozo para sacar agua y luego ir a regar la huerta de patatas familiar. Esta tarea tenía cierta urgencia, debido a que la cosecha estaba en peligro de estropearse, por lo que no interesó que fueran altas horas de la noche y así enviar a ambos muchachos a realizar dicho encargo.

    Con la noche ya avanzada ambos amigos se encaminaron a través de las oscuras calles y callejones hacia la huerta, pro a medida que caminaban llegaron a escuchar un inquietante y creciente sonido proveniente de un tambor, un sonido semejante al que acompaña al paso sincronizado de una procesión. Los jóvenes asustados por este extraño sonido, decidieron esconderse en una casa abandonada. Ambos jóvenes al escuchar que los pasos se iban acercando cada vez más, estaban a la expectativa de ver algo o a alguien.


    Es así que, para la sorpresa de Carlos y Manuel, con terror contemplaron una fantasmal procesión protagonizada por hombres encapuchados, lo cuales portaban en sus manos velar y los pies no alcanzaban a tocar el suelo. Estos hombres también portaban una carroza en la que iba un demonio, que tenía largos cuernos, dientes puntiagudos y unos ojos fríos parecidos a los de las serpientes. Tras la procesión iba un hombre sin capucha y con el rostro pálido semejante al de un difunto, esta persona tocaba de forma monótona el tambor que ambos jóvenes desde un inicio habían escuchado. De esta manera los amigos recordaron aquellas historias que escucharon desde que eran niños, donde aquel tambor era llamado por las personas mayores “La Caja Ronca”.

    La escena presenciada por ambos jóvenes fue demasiado para ellos por lo que perdieron el conocimiento y al despertar para el horror tanto de Carlos como de Manuel se dieron cuenta que cada uno sostenía una vela similar a la que portaban los procesionarios. Una vez que ambos amigos contemplaron las velas con más detenimiento pudieron percibir que se trataban de huesos humanos, pocos minutos después los vecinos cercanos al lugar se despertaron por los gritos propinados por Manuel y Carlos.
    Luego de que los jóvenes fueron hallados en su escondite, temblando de espanto y miedo, además de que murmuraban frases inentendibles, los vecinos lograron calmarlos y tranquilizarlos, antes de que regresaran con sus familias. Las personas no creyeron la historia de ambos muchachos y el padre de Carlos los acusó de ser unos gandules y de no cumplir con la tarea encomendada, por lo que ambos jóvenes fueron castigados. Ninguno de los dos volvió a salir a altas horas de la noche.

    Fragmento de la leyenda la Caja Ronca - Versión 1:

    Una vez en San Juan Calle, había un niño curioso que quería saber lo que los fantasmas sueñan. Bueno, ese pequeño había oído hablar de algunas de las personas que deambulaban por las noches de Ibarra, sin que nadie supiera quién eran, pero que ciertamente no pertenecían a este mundo.

    Oh Jesús, Carlos dijo, espero que usted no salga de la noche cuando tenga que regar la hacienda. Sin embargo, ese chico de 11 años era tan inquisitivo que aprendió que las almas que sufrían de dolor vagaban a la medianoche para asustar a todos los que salían. Estos seres, dijeron, lamentaban porque dejaban fabulosos tesoros enterrados y hasta que alguien los encontrara no podrían ir al cielo.

    Estos entierros estaban en pequeños troncos de madera para resistir la humedad de las paredes. Carlos estaba muriendo de voluntad de encontrar aquellas almas que sufrían, aunque fuera de lejos y él se fue a la casa de su amigo Juan José para acompañarlo a la irrigación.

    – ¡Qué estás loco! Dijo Juan José. Yo estaba en el barrio cuando conversaron sobre la caja ronca, que era lo que ellos llamaban la procesión fantasmagórica.

    – No sea malo -dijo Carlos. Y después de insistir, los dos chicos caminaron hasta el barrio de San Felipe. Comenzaron a irrigar las plantaciones y entonces pusieron fuego en la hoguera y esperaron el tiempo pasar, pero no conversaron sobre la temible Caja Ronca.

    Atraídos por la magia del fuego, pronto se durmieron, mientras un ruido parecía entrar por la puerta Quiche Callejón. Se despertaron y el sonido se volvió cada vez más alto. Entonces ellos fueron a la grieta y lo vieron todo.


    Un extraño personaje rodeado de fuego dio órdenes a sus fieles, que caminaban despacio como si estuvieran arrepentidos.

    Los curiosos estaban presos a la puerta como si fueran estatuas. Y entonces la puerta tocó. Al lado de él estaba un penitente con una capucha que escondía sus ojos. Él les entregó dos enormes velas aún humeantes y desapareció cuando llegó.

    Juan José parecía que vio un carro funerario que contenía la caja de Ronca, no era más que un baúl lleno de plata perdida en el tiempo y en el espacio y buscando las manos que lo liberó de su antiguo propietario.

    Ellos no notaron cuando se dormían, ni siquiera cuando sus pies temblorosos los llevaron a sus casas de paredes blancas.

    En San Juan Calle, las primeras mujeres piadosas que fueron a la iglesia las encontraron espumando por la boca y agarradas a las velas fúnebres. Cuando fueron a ayudarlos, descubrieron que las velas se habían transformado en cadáveres.

    Era así que, de boca en boca, esos eventos se extendían y los niños eran las invitadas de las noches en que se encontraban para conversar sobre los acontecimientos de la Caja de Ronca.

    Fragmento de la leyenda la Caja Ronca - Versión 2:

    Ibarra se dice de dos grandes amigos, Manuel y Carlos, a quien un día le fue confiado, por don Martín (papá de Carlos), orden que fue que llegaron a algún prado, a luz a sequía agua, y regasen la familia de la patata sementería, que estaba a punto de echarse a perder. Esa noche, a altas horas de la noche, se pudo encontrar tanto caminar entre los oscuros callejones, donde a su paso, sonaban cada vez más intensamente frío “tararán-tararán”. Con nervios, decidieron esconderse detrás de la pared de una casa abandonada, donde vivieron una escena que cambiaría sus vidas para siempre (…)

    Flotadores encapuchados con largas velas sin luz, cruzaron el lugar que lleva un flotador montado unos temibles cuernos curvos y afilados dientes de lobo y ojos de serpiente que perturban al alma más valiente. Después de él, pude ver una cara tipo blanco, casi transparente, jugando una especie de tambor, de la que llegó el oído “tararán-tararán”.

    Aquí está el horror, que contaban historias que recuerdan algunos de sus bocas abuelitos y abuelas, reconocieron que el tambor sea blanco que llevaba, era nada más ni menos que la caja ronca legendaria.


    Al ver este objeto llamado así por sus abuelos, los dos amigos, miedo a la muerte, se derrumbó al instante. Minutos después, llenos de horror, Carlos y Manuel despertaron, pero la pesadilla no había terminado. Llevaban, tomados de la mano, una vela de los que sostenían los seres encapuchados, sólo velas no eran simples, por lo que no hay que olvidar que el sueño de horror, estas velas eran huesos muertos de frío. Un grito de desesperación despertó a los pocos vecinos.

    En ese lugar oscuro, se encontraron los dos temblando de pies a cabeza murmurando algunas palabras ininteligibles, que dejó después de Domínguez y Guanoluisa familias (vecinos), hicieron ningún intento de calmar a ellos.

    Tras un breve debate entre estas familias, los jóvenes volvieron a don Martín que se le dijo lo que pasó. Por supuesto, Martin no les creía ni una palabra, y tachándolos de vagos.

    Después del incidente, nunca se volvió a oír el “tararán-tararán” entre las calles de Ibarra, pero la marca de aquella noche de terror, nunca se borrara en Manuel ni en Carlos. Ojalá así aprendan a no volver a rondar en la oscuridad a esas horas de la noche.

    Temas relacionados Fuente: Wikipedia, www.wikipedia.org, Brainly, Monografías, BuenasTareas, Slideshare, Prezi


    Compartir información:





    Compartir en Facebook Reacciones
    Síguenos en redes sociales:







  • #2
    ¿Qué piensas de la Leyenda de la Caja Ronca?

    Comparte tu mensaje en Foros Ecuador.

    Comentar


    Comentarios:


    Para que tu mensaje sea aceptado, sigue las normas de nuestra comunidad:

    1. 1. Todos los mensajes inapropiados serán eliminados automáticamente.
    2. 2. Procura que tus mensajes aporten algo al foro, y se respetuoso con los demás.
    3. 3. Comparte tus conocimientos, y ayuda a otros usuarios.
    4. 4. No olvides demostrar tu buena educación y ortografía :)

    5. Recuerda: Foros Ecuador es una iniciativa particular, sin relación con el Gobierno o cualquier otra institución pública o privada. Por lo tanto no estamos en capacidad de brindar asistencia, soporte o resolver problemas en nombre de terceros. Conoce más sobre nosotros en la sección "Acerca de".

    Contenidos introducidos anteriormente se guardarán automáticamente. Restore o Descartar.
    Guardado Automático
    Smile :) Frown :( Big Grin :D Mad :mad: Stick Out Tongue :p Confused :confused: Embarrassment :o Wink ;) Roll Eyes (Sarcastic) :rolleyes: Cool :cool: EEK! :eek:
    x
    Insertar: Uña del pulgar Pequeño Medio Grande Tamaño natural Eliminar  
    x

    Escribe las seis letras o números que aparecen en la siguiente imagen:

    Imagen de Registro Otra imagen





    Últimos mensajes en Foros Ecuador:


    Colapsar


    ¡Gracias por participar en Foros Ecuador!

    X