El ciudadano tiene una alta responsabilidad al tomar un vehiculo en sus manos